La Empresa

Con más de 18 años de experiencia en el ejercicio profesional por parte del Director del despacho, y tras haber trabajado de manera principal con una de las aseguradoras más potentes del país, este despacho se crea con un equipo de profesionales cualificados, y con el propósito de asistir jurídicamente a particulares y empresas, ofreciendo para ello a los mejores profesionales del campo del derecho, especialmente en Responsabilidad Civil, Accidentes de Tráfico, Accidentes Laborales e Incapacidades Permanentes. 

Actualmente las compañías aseguradoras, no asisten, ni informan debidamente al perjudicado pues su objetivo, como empresas privadas que son, es  “indemnizar la menor cantidad posible”, por no hablar de los convenios existentes entre compañías.

Para ello, abusando de su posición dominante, frente a la debilidad económica y de medios del perjudicado, pretenden abaratar el siniestro que legalmente han de indemnizar. 

Sus principales armas son el control de la información, la ocultación de datos e informes médicos, el estrangulamiento económico del perjudicado, etc. Para ello no dudan en vulnerar los principios más elementales y obligatorios en la tramitación del expediente como es el envió de la oferta motivada, la puesta a disposición SIN CONDICIONES de entregas a cuenta de la indemnización total futura previsible, etc., perjudicando y mermando de esa forma los derechos más elementales de los perjudicados. 

Nuestra solución para las personas que se encuentran en esta situación, es poner a disposición de los perjudicados los medios y equipos de trabajo necesarios desde el punto de vista de la asistencia legal, y en su caso, proponer y facilitar la intervención de otros profesionales necesarios, como Peritos Médicos Valoradores, Peritos Mercantiles, Especialistas en Investigaciones de Accidentes Laborales, Reconstrucción de Accidentes, Centros Médicos y Hospitales, Entidades Financieras… todas ellas fuera de las áreas de influencias y presión de las entidades aseguradoras responsables, para poder realizar las gestiones necesarias que permitan al afectado poder ser, justa y debidamente, indemnizado por sus perjuicios.